Receta compota de manzana casera

Receta compota de manzana casera

La compota de manzana casera es un postre delicioso y fácil de preparar, perfecto para disfrutar en cualquier época del año. Además, es una opción saludable para quienes buscan alternativas más naturales y menos procesadas a los postres tradicionales.

Índice
  1. Ingredientes
  2. Pasos para preparar la compota de manzana
    1. Paso 1: Pelar y picar las manzanas
    2. Paso 2: Cocinar las manzanas
    3. Paso 3: Triturar las manzanas
    4. Paso 4: Agregar el jugo de limón
    5. Paso 5: Enfriar y servir
  3. Variaciones de la receta

Ingredientes

Para preparar la compota de manzana casera, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 kg de manzanas
  • 1 taza de agua
  • 1/4 taza de azúcar (opcional)
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • Jugo de 1 limón

Pasos para preparar la compota de manzana

A continuación, te explicamos cómo preparar la compota de manzana casera en 5 sencillos pasos:

Paso 1: Pelar y picar las manzanas

Pela las manzanas y córtalas en cubos del tamaño que prefieras. Si no te gusta encontrarte trozos grandes de manzana en la compota, pícalas en trozos más pequeños.

Paso 2: Cocinar las manzanas

En una olla grande, agrega las manzanas, el agua, el azúcar (si lo deseas) y la canela. Calienta a fuego medio-alto y revuelve con frecuencia. Cuando las manzanas estén suaves y comiencen a deshacerse, reduce el fuego a medio-bajo.

Paso 3: Triturar las manzanas

Una vez que las manzanas estén suaves y cocidas, retira la olla del fuego. Usa un procesador de alimentos o una batidora de mano para triturar las manzanas hasta obtener una mezcla homogénea. Si prefieres una textura más gruesa, pásale un tenedor o un pasapurés.

Paso 4: Agregar el jugo de limón

Añade el jugo de limón a la mezcla y revuelve bien. El jugo de limón ayuda a conservar el color y el sabor de la compota, además de darle un toque ácido y refrescante.

Recetas de callos caseros
VER

Paso 5: Enfriar y servir

Deja enfriar la compota a temperatura ambiente y luego transfiérela a un recipiente hermético. De esta manera, podrás guardarla en el refrigerador durante varios días y disfrutarla cuando quieras. Sirve la compota de manzana casera fría o caliente, según lo prefieras.

Variaciones de la receta

La compota de manzana casera es una receta muy versátil, que puedes adaptar a tus gustos y preferencias. Aquí te dejamos algunas variaciones que puedes probar:

  • Sustituye el azúcar por miel o jarabe de arce para hacer una versión más saludable.
  • Agrega otras especias, como nuez moscada, clavo de olor o jengibre, para darle un sabor diferente.
  • Usa otras variedades de manzanas, como las Granny Smith, para obtener una compota más ácida y refrescante.
  • Agrega frutos secos, como nueces o almendras, para darle un toque crujiente.

Como ves, la compota de manzana casera es una receta fácil, deliciosa y muy personalizable. ¡Anímate a probarla y sorprende a tus seres queridos con este postre clásico!

Si quieres conocer recetas parecidas a Receta compota de manzana casera puedes visitar la categoría Recetas Caseras.

Andrea Fernández

Andrea Fernández

Soy Andrea Fernández y la cocina es mi gran pasión en la vida. Desde pequeña, siempre he sentido una gran curiosidad por la comida y me encantaba experimentar con diferentes sabores y técnicas. Así que, cuando llegó el momento de elegir una carrera, no lo dudé y estudié gastronomía. He tenido la suerte de trabajar en algunos de los mejores restaurantes y hoteles del mundo, lo que me ha permitido perfeccionar mi técnica y desarrollar mi propia filosofía culinaria. Ahora, como autora del blog recetas caseras y sencillas, tengo la oportunidad de compartir mis conocimientos y experiencia en la cocina con mis seguidores.

/* */ Subir